El grupo municipal de Podemos en el Ayuntamiento de Zaragoza ha acusado al alcalde Jorge Azcón y a la consejera María Navarro de “actuar irresponsablemente” con las arcas municipales y de “engañar a la ciudadanía” al no tener en cuenta los informes de los técnicos municipales que advertían ya en enero que la partida de energía estaba totalmente “infradotada”.

En rueda de prensa, el portavoz de la formación Fernando Rivarés ha explicado que “mientras la previsión de la Unidad de Energía e Instalaciones, cuando en enero se elaboraban los presupuestos, era que la factura energética se dispararía hasta los 40 millones, el gobierno apenas consignó 23”. Según ese informe, publicado en la web municipal, Azcón era “plenamente consciente” de que tenía que recortar al menos 17 millones de un “presupuesto mentiroso que sólo perseguía fotos y falsas promesas” ha insistido Rivarés.

Así, en menos de 5 meses, “el gobierno Azcón ha tenido que preparar varias modificaciones de crédito para tapar ese agujero que él mismo ha generado y ya ha eliminado del presupuesto municipal para éste y para los años siguientes algunas de esas de esas promesas anunciadas a bombo y platillo”: 5,1 millones del Plan de Renovación de Plazas, “una vez hechas las del centro y sin dinero para arreglar las de los barrios”, o 10,1 millones del Plan de Renovación de Avenidas, los Programas de acción concertada y el Programa Respiro para cuidadar a cuidadores en Acción Social o algunos de sus proyectos estrella de Cultura como los Baños Judíos, la adecuación del espacio Lonja o la Sala de exposiciones en la Casa Palafox.

Rivareś ha indicado qué, “con la última modificación de créditos, Azcón ha eliminado o recortado 72 partidas, desde la tan necesitada de los sonómetros para controlar el excesivo ruido que hay en la ciudad a 350.000 € para mejora de los polígonos industriales. Esto supone que Azcón ha metido la tijera a 1 de cada 10 partidas del presupuesto municipal sin contar la de personal”.

Para el portavoz morado “el problema no es que el presupuesto que se anunció como el de la mayor inversión de la década y apenas ha ejecutado un 14% de la misma, fuese electoralista, se haya usado para hacerse fotos, dar ruedas de prensa o presentar dibujos y planos”. “El problema es que Azcón y su gobierno sabían que era un presupuesto falso y que tenía que modificarse para cumplir con las obligaciones básicas de la ciudad pero optaron por mentir a la ciudadanía, por el anuncio y la propaganda y esto es muy grave”, ha remarcado Rivarés.

Rivarés ha desgranado como en el informe del Servicio de Conservación de Arquitectura y que firma el propio Coordinador del Área de Urbanismo se afirma que “el agujero que se está generando es cada vez mayor” y “las últimas previsiones de los técnicos municipales hablan de 28 millones de desfase de los que apenas 3 serán atendidos” con la modificación de créditos que se tramita este mes por lo que habrá que buscar más de 21 millones extra para pagar la electricidad, 3,7 para el gas, siempre y cuando no empeore la situación con Rusia, y 360.000 en gasoil.

A los problemas para el pago de la energía, Rivarés añade otras dos partidas infradotadas que habrá que cubrir. “por un lado, la subida del Euribor provoca que los intereses de la deuda municipal hayan crecido en 1,2 millones pero el gobierno no ha previsto cómo hacer frente a 400.000. Por otro, existe una infradotación que sufre el transporte público en al menos 6 millones y de la que ya advertimos durante la tramitación presupuestaria, una vez que no ha existido capacidad de aumentar el número de viajeros por falta de adaptación a los nuevos hábitos de movilidad y por no saber solucionar la huelga del autobús”.

Desde Podemos se teme “un otoño y un invierno duro, dado que todas las previsiones son de subida de los precios de la energía, especialmente el gas“. Rivarés se ha mostrado preocupado por ese escenario: “va a ser duro para la ciudad pero también para los hogares, las familias, autónomos y pymes sin que el alcalde haya movido un dedo para ayudar a afrontar los gastos energéticos de toda la ciudadanía. En su día pedimos un Plan de Acción para mitigar los efectos de la recesión sobre la gente de Zaragoza. se nos respondió que no era necesario”.

Por ello, Rivarés ha insistido en que Azcón debe hacer caso “de una vez” a los técnicos y obrar en consecuencia, exigiendole “claridad, transparencia y que deje de engañar a la población zaragozana”.