Cuando el miedo cambia de bando

Nervios, hay muchos nervios entre la fauna hegemónica. Y preocupación, en algunos casos llevada al paroxismo. Y tienen motivos para ello, claro que sí. Hasta ahora nadie ha tosido a los y las que han jugado a convertir el país en su cortijo, y quizá sea ese hecho, el de la confianza, el que les

Compartir con: